¡Múdate a Canarias! ¡No te lo pienses más!

No te lo pienses más y has las maletas. Múdate a Canarias y verás como no te arrepientes.

Hay dos opciones. Bueno, realmente hay muchas más. Pero en Línea Roro, años de trabajo encargándonos de las mudanzas y transportes de nuestros clientes nos hacen conocerlos, ver de primera mano cuáles son sus objetos más queridos, que por cierto no suelen ser los de mayor valor económico, sino los de mayor valor emocional. Nos hace conocer sus emociones, sus miedos y dudas ante la nueva aventura, y también las razones de por qué deciden mudarse a otro lugar.

Por ello podemos decir que dos son las opciones o razones más habituales de una mudanza. La primera es a consecuencia de una causa: un trabajo normalmente que te obliga, te apetezca o no, a mudarte a otra ciudad. También, a veces, la razón es la familia, unos padres mayores por ejemplo, o una nueva pareja. Se podría decir que son mudanzas detrás de las cuales hay una causa.

El otro gran grupo, y es más numeroso de lo que creemos, es la gente que se muda sin causa, sin que le espere nada concreto en el destino; se muda porque quieren cambiar de aires o vivir una experiencia nueva, porque buscan en el nuevo destino la felicidad que se les resiste en el anterior. En este grupo suelen encontrarse personas más atrevidas, aquellas que sin un trabajo que les espere deciden arriesgarse y probar…; también jóvenes ávidos de nuevas experiencias. Pero en ocasiones también nos hemos encontrado con familias completas que deciden darse una nueva oportunidad en un nuevo espacio, cambiar de escenario para que cambien las cosas.

Entre las personas que eligen mudarse a las islas Canarias existen los dos grupos, como en todos los territorios. Hay quienes se mudan a Gran Canaria, Tenerife o cualquiera de las islas menores con un trabajo ya acordado, especialmente en el sector de la hostelería. Pero también existe un amplio grupo de personas que se mudan a las islas Canarias porque Canarias es un destino soñado. No soñado solo para unas cortas vacaciones (que también claro), sino soñado como espacio donde asentarnos y construirnos.

A lo largo de estos años hemos hecho las mudanzas de muchas personas que, hartas de grandes capitales como Madrid, Barcelona, Bilbao o incluso Valencia hacen las maletas y nos llaman para que empaquetemos sus cosas y las traslademos, para que les acompañemos a ese nuevo lugar donde comenzar de nuevo.

Y comenzar de nuevo no quiere decir hacerlo de cero, quiere decir hacerlo con energías e ilusiones renovadas pero acompañándonos de todas esas cosas que nos hacen sentir en casa: nuestros muebles; aquellos objetos que siempre pertenecieron a la familia y heredamos y nos hacen recordar quiénes fuimos, y también quienes somos; las interminables cosas que acompañan la crianza, la infancia, haciéndola más fácil; los libros a los que poder volver siempre; nuestras cosas y recuerdos queridos; además de por supuesto nuestra ropa, la que nos hace sentir bien.

Por eso cuando afrontamos una mudanza no pensamos que estamos trasladando “cosas” sino que estamos acompañando emociones, llevando recuerdos, y tratamos no solo con profesionalidad nuestros servicios de transporte de enseres y logística, sino con el mimo y el cuidado que necesita una mudanza, un acompañamiento.

Así que, en definitiva, ya sea por una razón específica o, como diría la escritora Susana Tamaro, porque el corazón te lleva, si te ronda mudarte a Canarias, no te lo pienses más porque no te vas a arrepentir; no te lo pienses más y ¡múdate!